Las llamadas “Ayudas Ergogénicas” o más comúnmente conocidas como “suplementos”, son sustancias que, añadidas a nuestra alimentación habitual, nos ayudarán a alcanzar determinados objetivos. Él problema de ésto, es que algunas de éstas sustancias, nos proporcionarán la ayuda que deseamos, pero nos costará un precio… y no hablamos de dinero, sino de salud. Y es que hoy en día la ética comercial no está de moda, y lo único que importa a los distribuidores de productos es vender su material a quien sea y como sea… no existe una real preocupación sobre si el producto que se le está vendiendo a un cliente tendrá el efecto deseado, si es necesario o si incluso puede tener algún efecto contraproducente en su salud… lo único que importa, es vender y vender, ya que son suministradas sin control por personas sin formación.

Si eres una de esas personas que está pensando si comprar tal o cual producto, eres una víctima potencial, para esos tiburones ansiosos de llenar tu despensa de llamativos botes de colorines y hacerte pensar que sin ellos nunca llegarás a donde quieres. Pero aprendamos a diferenciar qué tipo de suplementos son naturales y cuáles no.

Los suplementos alimenticios o dietéticos naturales: ayudarán a facilitar la consecución de algunos objetivos, tanto para aquellos que buscan mejorar su resistencia física, fuerza o tamaño muscular, perder grasa, o simplemente para aquellas personas que tienen dificultades para mantener una alimentación equilibrada por motivos de tiempo, trabajo, accesibilidad a la comida, etc… pero por supuesto, para un deportista, aunque éstos suplementos resultan una ligera ayuda, no son imprescindibles en absoluto ni marcarán una gran diferencia, tan sólo ayudan a perfeccionar un plan alimenticio y poder llevarlo controlado minuciosamente.

Por eso no nos engañemos: no son una poción mágica, para que éstos suplementos nos ayuden a mejorar, debemos elegirlos en base a cada persona en particular, ya que cada persona tiene un nivel de actividad, situaciones y circunstancias diferentes, por lo que sus demandas son diferentes en su entrenamiento y en su dieta… como siempre decimos: “cada persona es un mundo”. Nunca una dieta, ni un entrenamiento, ni unos suplementos actuarán de la misma manera en dos personas diferentes, es por eso que realmente no existen dietas efectivas, ni dietas milagro, sino planes personalizados.

Cualquier suplemento no va a tener el resultado esperado para cualquier persona sino se siguen unos criterios adecuados para su elección:
Lo primero de todo, es analizar nuestros objetivos: hipertrofia, resistencia o rendimiento, pérdida de peso, recuperación de lesiones, salud articular… cada objetivo requerirá de un plan diferente.

Segundamente, como ya hemos mencionado, es muy importante tener una base alimenticia adecuada, no podemos depender de los suplementos, éstos solo deben ser una ayuda extra a una buena alimentación, adaptada a nuestra actividad diaria, composición corporal y demandas energéticas.

En tercer lugar, necesitaremos tener un plan de entrenamiento adecuado a nuestros objetivos para que se produzcan las adaptaciones que deseamos en nuestro cuerpo; ni la alimentación por sí sola, ni el entrenamiento por sí solo, ofrecerán grandes resultados. Es la combinación de ambos factores lo que nos llevará al éxito.

Por último, no abusar de ellos, ya que una ingesta más allá de lo necesario no servirá de nada y puede provocar el resultado contrario al deseado, y por supuesto asegurarnos de que no existen contraindicaciones para nuestra salud en particular, por ejemplo, alergias o intolerancias.

Éste tipo de suplementos, no son un método sencillo, ni un atajo que nos permitirá llegar a dónde queremos rápidamente y sin esfuerzo…  Pero aquí no nos referimos a todas las Ayudas Ergogénicas, sino tan sólo a los suplementos naturales, que son aquellos que se obtienen a partir de los nutrientes que componen los alimentos. Simplemente ayudan a equilibrar y completar la alimentación, y reforzarla según las necesidades de cada persona o deportista, ya que son nutrientes esenciales, es decir, no los produce el propio organismo.
¿Cómo se desarrollan?
Todos éstos nutrientes se concentran o se aíslan, para poder tomarlos en mayor cantidad y separados de otros nutrientes, y así controlar sólo la aportación especifica del nutriente que necesitamos, según nuestras demandas deportivas o de objetivos.

Por norma general, tienen un mayor valor biológico ya que se facilita su digestión y absorción, así se asimilan mejor sin necesidad de sobrecargar la alimentación con alimentos que además de aportar los nutrientes que deseamos, también aportarán otros que no necesitamos (excedentes).

Lo más común es encontrar aislados de macronutrientes: como proteínas extraídas de la leche, carbohidratos que se extraen de cereales, aceites obtenidos de vegetales…
También tenemos a nuestra disposición concentrados de micronutrientes, de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, obtenidos también a partir de los alimentos que consumimos habitualmente.

Es necesario distinguir éste tipo de suplementos de aquellos que no son naturales, es decir, no son extraídos de alimentos naturales sino que son diseñados y creados, como los fármacos de laboratorio. A diferencia de los “no naturales”, los suplementos alimenticios naturales no son dañinos para el organismo siempre y cuando, obviamente, se tomen de manera controlada y siguiendo orientación profesional. Está claro, que del mismo modo que no se puede abusar de un alimento, tampoco se puede abusar de un suplemento natural. Pero si se usan correctamente jamás provocarán o afectarán al organismo de forma negativa.

Las sustancias que no tienen nada que ver con suplementos dietéticos, es decir, no son ni macronutrientes ni vitaminas, no son esenciales… por ejemplo: sustancias anabolizantes, hormonas, pre-workouts, oxido nitrico, ecdysteroides, l-carnitina, creatina, glutamina, y un largo etc… antes de adquirir uno de éstos productos, recuerda que los vendedores generalmente te contarán todos sus beneficios pero pocos te dirán sus contra-indicaciones, sus efectos secundarios, o en qué situaciones son efectivos y en cuáles no.

Acude siempre a un profesional, para que te realice un estudio personal y pueda indicarte de manera acertada aquellos productos que puedan beneficiarte realmente, y cómo usarlos. No hagas caso de las recomendaciones de vendedores comerciales, amigos o “gurús de gimnasio”… tu salud es lo primero, y el dinero no está para malgastarlo.

Espero que os haya servido de ayuda. Como siempre, deja tus comentarios y comparte si te gusta. ¡Saludos!

Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

Logo_footer   
Federación Española de Street Workout y Calistenia.
FESWC © 2017 - Síguenos en:          

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
EnglishFrenchGermanItalianSpanish